Más sitios para fisgar, jejeje

El Experimento Social (V)

Share |
Jejejejeje, creo que este es, con diferencia, el capítulo más divertido de todos, al menos por ahora.....os recuerdo que esta novela aún está por escribirse y puede cambiar la trama en cualquier momento.
Anímate tú que lo estas leyendo en este momento......y saca tus dotes literarias a relucir, no es necesario tener muchas, sólo la intención.

Mi especial gratitud a Marta, que con este capítulo entra por la puerta grande en el corazón de muchos, al menos en el mío, muchas gracias guapa y bienvenida al club.
Espero verte por aquí muchas veces......ésta es tu casa.

Esta vez, os pongo el enlace del capitulo anterior, ahí podeis acceder a los primeros capítulos también. Besitosss.

CAPITULOS ANTERIORES

QUINTO CAPITULO

- ¡ Ay, madre!. ¡ Ay, madre!. ¡ Ay, madre!.... Repetía sin parar mientras mis piernas temblaban sin poder controlarlas. Aquel pañuelo negro, aquella garrota nudosa...¡ Ay, madre!. Una colleja me cortó el habla...
- Que sí, Julianín, que ya sé que soy tu madre, leñe.
- Pero, mamá...perdón, madre...
- ¡ Julianín!. ¡¡¡¡ Quita esa cara de memo, hombre ya!!!!. ¡¡¡¡Y súbete la bragueta!!!!
Los pensamientos se agolpaban en mi mente...¿ Tenía la bragueta bajada?. ¿ Desde cúando?. ¿ Qué hacía allí mi madre?. Y, lo más importante de todo,...si la última vez que había ido a orinar fue en la cafetería de la estación ¿cómo había aguantado tanto tiempo mi delicada próstata?. ¿ Me habría orinado encima?. Instintivamente, me llevé la mano a la entrepierna.
- ¡ Cochino! ¡ Deja de tocarte y ponte ésto! No hagas preguntas y obedece para variar.
- Pero, mamá....perdón, madre....¡no sé si voy a ser capaz de meterme en este traje, y mucho menos de andar con él! ¡ Recuerda mi artrosis!. ¡ Y llevo un maletín!
- Lo sé, pero es lo único que he podido encontrar en el pueblo. Date prisa. No tenemos mucho tiempo.
Parecía que mi madre tenía todo bajo control y los trajes eran, a priori, idóneos para pasar desapercibidos en aquel entorno. Nos cambiamos de ropa tan rápido como nos fue posible , tardamos apenas cuarenta minutos .... Poco despúes abandonábamos el recinto circense. El anochecer caía suavemente sobre los cientos de personas que esperaban para entrar a la siguiente función, y nadie se fijó en las dos siluetas que se escabullían entre la multitud hacia el descampado que había al otro lado de la carretera. Los disfraces de Minnie y Pluto habían cumplido su cometido....

Cuando llegamos al descampado, un todoterreno nos estaba esperando. Alguien estaba apostado junto a él...¡No podía ser verdad lo que estaba viendo! ¿ Era Mickey?. Aún no me había recuperado de la sorpresa inicial cuando el personaje se quitó la cabeza del disfraz y....¡ Bartolomé! ¡ Era Bartolomé! Las piezas empezaban a encajar. No en vano había sido él quien me había indicado que fuera a la caravana donde me esperaba mi madre. Pero....¿ por qué le había tocado a él ir de Mickey y a mí de Pluto? No era justo...
- Buenas tardes, señora. Buenas tardes, Julián. Suban. Su avión les está esperando.
Su tono de voz era firme y a la vez dejaba traslucir el respeto que mi madre le inspiraba. Me costó unos diez minutos incorporarme y volver a andar solamente con las piernas pero, por fin, conseguí subir al coche, me saqué el maletín de la boca e iniciamos la marcha.
- Mamá...perdón, madre, ¿ dónde vamos?. ¿ Falta mucho para llegar?. Pipí.
Mi madre se armó de paciencia y me explicó que en quince minutos llegaríamos a un aeródromo privado, donde nos es peraba un jet, igual de privado. Yo, de repente, caí en la cuenta de que me había dejado a mi Adriana en el circo. Un escalofrío me recorrió la espalda y la sensación de caer al vacío se acentuaba por momentos. ¿ Es que acaso nuestro destino era encontrarnos para volver a perdernos? La teoría del Eterno Retorno parecía hacerse realidad ....Por un momento estuve tentado a pedirle a mi madre que volviéramos, pero la certeza de que su respuesta sería otra colleja me hizo cambiar de opinión.
La voz de mi madre me sacó de mi ensoñación:
- Julianín, hemos llegado. Ahora tomaremos este avión con destino a la tierra de Pinocho.
¡ Una pieza más del puzzle encontraba su sitio! Según el periódico de la cafetería de la estación, el circo continuaba su gira en Florencia...Florencia, la misma ciudad a la que, según Adriana, correspondía la " F" que encontré en la nota de mi coche...
- Mamá..., perdón, madre, ¿nos vamos a Italia?... La colleja no se hizo esperar.
- A Italia, a Italia...Contestó ella desdeñosa. - Hijo, nos vamos a Funchal, capital de Madeira. ¿ Es que acaso no sabes que Pinocho no era un niño normal, sino un niño de Madeira?.
Mi mente no daba más de sí, era demasiado para tan poco tiempo, y acepté la idea sin discutir. Subimos al jet y nos pusimos cómodos mientras me daba el lujo de evadirme unos minutos embebido en las melodías que destilaba el hilo musical..."Pasodobles para una vida, por la orquesta de RTVE", mientras disfrutaba de un delicioso zumo de ajo que me sirvió mi madre. Otra vez su voz se encargó de romper la magia del momento:
- Hijo, ha llegado el momento de que sepas la verdad sobre mí. Te mereces una explicación....
Mi madre empezó a contar lo que, a mí, me pareció el guión de una película...que si era la sobrina-nieta de Matahari, que si toda su vida se había dedicado al espionaje, que si lo del ajo y posterior fábrica de zumo de ajo eran una tapadera...sus explicaciones duraron más de una hora viéndose sólo interrumpidas en dos ocasiones, cuando sendos ataques de tos hicieron que su dentadura postiza saliera disparada de su boca.
- Mamá...perdón, madre, pero entonces...., ¡mi vida ha sido una farsa de principio a fin!. ¡ Por, Dios!. ¿ Quién eres?. ¿ Quién soy?. ¿ Por qué me lo has ocultado todos estos años? No entiendo nada....
Mientras mi mundo se desmoronaba en aquel avión, mi madre dijo algo que me desgarró las entrañas...
- Hijo, sólo quería que tuvieras una vida normal...
¡ NORMAL!. ¿ Había dicho NORMAL?. "Normal" habría sido vivir la juventud alocada de Alfredo Landa en " Manolo la nuit". "Normal" habría sido la vida familiar de Nacho, el doctor de " Médico de familia". "Normal" habría sido disfrutar en la edad de oro de unas tardes de tertulia y entendimiento con D. Manuel Fraga y D. Alfredo Di Stefano....Y, sin embargo, ¿qué había tenido mi vida de "normal"?. NORMAL, NORMAL, NORMAL...En mi cabeza sólo resonaba esa palabra una y otra vez. Intenté levantarme para abalanzarme sobre mi madre, pero una nube negra comenzó a cegarme y mis piernas volvieron a temblar, esta vez hasta dejar de sentir mi propio peso para, finalmente, caer sobre mi asiento. Lo último que fui capaz de ver fue su cara borrosa acercándose a mí.
- Hijo, me esperaba una reacción así, te conozco como si te hubiera parido, y he tenido que echar una "midicina" en tu zumo de ajo para evitar una desgracia. Perdóname, pero ha sido por tu bien. Por nuestro bien...
Sus palabras se iban perdiendo en la lejanía de mi consciencia, fundiéndose con los primeros compases del enésimo pasodoble..."nananiana tú eres roja....nananiana tú eres gualda...".
No sé cuánto tiempo estuve inconsciente pero, poco a poco, me fui despertando entre un murmullo de voces. Al menos dos personas hablaban en susurros. Un intenso olor a incienso terminó de espabilarme. Intenté abrir los ojos a pesar de la pesadez que sentía en ellos, y apenas pude distinguir la menuda figura de mi madre de espaldas. A su lado se encontraba alguien que me recordaba a....¡no podía ser!. ¡ Ésto ya era, definitivamente, de locos!. ¿ Qué hacía mi madre con Batman?.
- Mamá...perdón, madre...Me atreví a pronunciar....- ¿ Dónde estamos?. ¿ Por qué tengo ahora dos maletines?. Y, ¿dónde está Robin?.
Mi madre se dió la vuelta, temblando por la emoción. Apenas entendí las palabras que pronunció a continuación, pero sí me quedó claro que eran muy importantes.
- Julianín, estamos en la sacristía de la catedral de Funchal y este hombre es Joao, perdón..., padre. Este hombre es el padre Joao...y él es ...él es...
Creo que tardé dos segundos en volver a desmayarme...el impacto de aquella revelación había sido excesivo para mí...

4 comentarios:

mari dijo...

bueno bueno.......no me reia tanto hacia mucho tiempo eh? pluto......plutooooooooo, jajajajajaja.
muy bueno el capitulo marta....esto deja el liston muy alto eh ? lo sepas.
imaginarme a julian andando a 4 patas con el maletin en la boca me ha provocado sueños eroticos, lo sepas
besitoooos guapisima, y gracias

marta dijo...

Gracias a ti, Mari, y a Mares. Gracias por la oportunidad y por la confianza. La verdad es que me lo he pasado bomba y, espero que os haya hecho pasar un buen rato. Sé que no he desvelado gran cosa de la trama, y que me he centrado más en la parte cómica...pero era lo que me pedía el cuerpo. Le dejo el marrón de ir desvelando los intríngulis de la historia a alguien con más capacidad que yo. Besotes a todos y, a partir de ahora, nunca os fiéis de las mascotas de los equipos de fútbol....

Mar dijo...

Yo creo que aún me estoy riendo desde ayer cuando lo recibí y lo leí, cada vez que me acuerdo de algún trozo no puedo evitar reirme. No creo que nos den el premio planeta por esto, pero realmente mari y yo lo que pretendíamos con esto, era que la gente que participara, pasara un buen rato, tanto los que escriben como los que leen. Y demostrar que siendo todos diferentes podemos aportar algo, que nos haga comunes. (Mari por ejemplo es un ejemplar de Doctilus Omnimirus Hispalensis en extinción... así que rara de copones jajajaja)

marta dijo...

Ah! Por cierto....alguien se ha dado cuenta de que "Funchal" empieza por "F", como "Florencia"? Lo digo por si al siguiente guionista le sirve de algo....Si no, puede quedarse en simple coincidencia...